Viajar ayuda a liberar estrés

Si hay una actividad que ha generado placer en la historia de la humanidad, eso es: viajar. Y es un hecho demostrado de mil maneras, pues genera bienestar tanto físico como mental, lo que incluye un menor está donde estés. Según estudios de algunas instituciones dedicadas a la investigación del turismo y la salud,   arrojaron que el año pasado se movilizaron alrededor de 598 millones de turistas de forma internacional, siendo esta una cifra que se incrementa año tras año.

Además, si haces turismo de joyería, para adquirir piezas de grandes diseñadores como Rosa Oriol Tous, también puede ser muy relajador, de hecho las compras están en el top 10 de las actividades que ayudan a liberar el estrés. Y es que al parecer, las personas han comprendido que cuando se viaja, la salud se equilibra, y es una situación que inicia desde el momento en que se planifica dicho viaje, pensar en lo emocionante que es, la aventura que se vivirá,  todo ello supone un cambio de ánimo y una disposición positiva para ello.

Y es que viajar es saludable ya que aumenta en gran manera el bienestar en la salud, reduciendo el estrés y eso ya es una ganancia. Y no tiene que ser un viaje de días, un breve viaje, una escapada o una salida, logra arrancarnos de la rutina del dia a dia, y de ese ritmo tan acelerado que en la actualidad se lleva en las grandes ciudades, logrando bajar los dañinos niveles de ansiedad y por ende las angustias para disfrutar de cada momento, pero en un nuevo escenario.

Se hace importante en todo este proceso, que la planificación no se convierta en estrés vacacional, porq entonces ya no habría sentido en ello. Antes de un viaje, surgen algunas inseguridades que son normales por miedo al entorno nuevo, al idioma, a una cultura distinta. Pero tomar más vacaciones te permite una excelente salud, y por ende mejor calidad de vida, siendo menos propensas a depresiones, cansancio,  estrés e incluso, se muestran conformes y satisfechas en su relación de pareja, lo que quiere decir que, potencia la autoestima.

Si el viaje planificado es a un lugar no tan cercano, podría ser un desafío ya que tardas más en desplazarte, es desconocido, hay que relacionarse con la gente para tratar de entender un nuevo entorno. Un viaje siempre debe ser divertido y ocurrente, para que resulte una fuente sin fin de anécdotas que puedas a tus amigos y seres queridos. Viajar ejercita las neuronas desarrollando nuevas conexiones para toda la vida, por lo tanto lo ideal es entrenarlo constantemente, ideando salidas. Así podemos crear un mapa mental de todo lo conocido o estamos por conocer, nuevos lugares, hermosos paisajes, diversas sensaciones, distintos aromas, variedad de personas, gran cantidad de sonidos.

Con todo lo anterior, se puede  concluir que viajar brinda más felicidad que hacer compras, pues los momentos que se viven, la suma de todas las experiencias y de los recuerdos que se guardan, todos brindan un verdadero placer que a la final suman el mayor bienestar a largo plazo. Razón tienen los que sostienen que viajar es vivir, no sin en vamos las imágenes captadas en cada viaje hablamos por sí solas.

Deja un comentario